La experiencia de conflicto armado vivida por los habitantes de las veredas del municipio de Recetor (Casanare) brindan esperanza de una paz estable cuando las personas participan en el fortalecimiento de la(s) economía(s) campesina(s). La paz trae beneficios mucho mayores a los económicos; posibilita el desarrollo de capacidades, la defensa de los derechos individuales y colectivos, la protección de expresiones culturales de la ruralidad y mayores índices de bienestar.